url

Últimamente estoy recibiendo en la consulta a varias personas, que me manifiestan que inesperadamente y sin causa aparente, empiezan a sentir un miedo intenso, o a pensar que algo horrible va a suceder o incluso miedo a morir, impidiéndoles seguir con sus actividades diarias. A continuación detallo los síntomas ya que es de gran ayuda detectarlo a tiempo.

1. Dificultad para respirar.
2. Dolor en el pecho.
3. Palpitaciones.
4. Sudoración extrema.
5. Temblores, sensación de mareo.
6. Inestabilidad física y emocional.
7. Hormigueo en piernas o brazos, o simultáneamente.
8. Nauseas y malestar abdominal.

Por lo general, las crisis duran entre 10 minutos y media hora. Y suelen repetirse ocasionándoles una gran limitación en el desarrollo de las actividades diarias debido a la ansiedad que causan y al miedo a padecer nuevos episodios. Según la OMS el “Trastorno de pánico” afecta al 1,5-3,5% de la población mundial.

Las causas exactas del trastorno de pánico se desconocen. Los factores genéticos y los mecanismos de herencia pueden jugar un papel esencial en su desarrollo así como las vulnerabilidades psíquicas del individuo.
Se relaciona a la influencia de largos períodos de estrés en su aparición y nos explican que cuando se está cansado el cerebro produce lactato de sodio o dióxido de carbono, cuando aumentan los niveles de estos, el cerebro cree erróneamente que se está asfixiando y envía señales para aumentar la tasa de respiración para conseguir más oxigeno y aquí se desencadena un ataque de pánico.
Procuremos encontrar vías de relajación para prevenir este mal que aqueja a la sociedad actual.