La separación matrimonial y el divorcio


Conflictos y Ajustes

La decisión de separarse, ya sea de común acuerdo o no genera un impacto emocional en todos los miembros de una familia, evidentemente es mucho más difícil si existen hijos de esta unión.

Es necesario que los lectores conozcan que hay que tener en cuenta el tipo de divorcio que ha sufrido la pareja ya que esta suele determinar la naturaleza de los años posteriores:

*La separación por infidelidad es lo más traumático.
*Por deterioro en la convivencia suelen resultar un alivio para todos.
*Por especiales características, tales como alcoholismo, drogadicción, trastornos psicológicos severos, entre otros, suelen ser divorcios tempranos a los que se llega casi después de la luna de miel.


Para poder pronosticar cuándo un divorcio va a ser conflictivo deben estar presentes las siguientes actitudes:

* Vínculo emocional muy intenso con el ex esposo o ex esposa.
* Desaprobar personalmente la situación.
* Resultar ser discriminado por este hecho, en la familia, lugar de trabajo, en sus prácticas religiosas, etcétera.
* Experimentar desaprobación por personas significativas.
* Haber iniciado uno de los esposos el divorcio sin mencionar nada al otro miembro.
* Igualmente hay actitudes que pronostican un ajuste en la familia después del divorcio y que los llevará a restablecer la unidad y armonía siendo esta la estabilidad económica.
* Actitud de indiferencia hacia el otro cónyuge.
* Tener la oportunidad de desarrollar nuevas relaciones sociales.
* Poder expresar los sentimientos de manera respetuosa.
* Aceptación de nuevos roles y responsabilidades.

Manejar con responsabilidad los arreglos legales, custodia de los hijos, división de los bienes.

Finalmente recordemos que el afecto y el apoyo emocional pueden crear vínculos duraderos que se conviertan en fuente de superación. “Lo que distingue a las familias sanas no es la ausencia de problemas, sino más bien la capacidad para superarlos y resolverlos”. (Froma Walsh)