En estos días he tenido la oportunidad de ver algunas películas que están en cartelera en donde nos escenifican con toda precisión lo que está pasando en el mundo actual, parejas de ´´amigos con derecho”, “alquiler de padre” ,” de esposa,”  etc.  personas que buscan desesperadamente anular los sentimientos para poder relacionarse en un plano puramente físico, en donde satisfacer necesidades (sexuales, reproductivas, sociales, etc.,) es la consigna y los compromisos son inexistentes.

Doy una mirada a mi entorno y encuentro que esto ya se está posicionando, en la juventud , los famosos vaciles ocasionales y en los adultos, las relaciones “abiertas” (léase nos “encontramos” cuando sea y sin compromisos) sin embargo tengo una realidad diferente a nivel profesional  y es la consulta frecuente de personas deprimidas por soledad, que anhelan una pareja estable y un proyecto de vida en común.

 

Parecería contradictorio, sin embargo sucede,    decidir privarnos de amar y ser amados es un acto que atenta contra la naturaleza y que genera desde los más simples trastornos como, las neurosis, hasta otros mucho más complejos que se ven reflejados en las sociedades actuales,( proliferación de enfermedades psiquiátricas  como: trastornos afectivos, crisis de pánico, esquizofrenia, etc.)  todos necesitamos confianza y amor para poder desenvolvernos, creer que   podemos vivir solo amparados por el deseo de acumular bienes materiales , persiguiendo el éxito  o coleccionando relaciones en donde la fecha de vencimiento esta impuesta desde el inicio es muy ingenuo .

Seria más sano reconocer la necesidad que tenemos de sentirnos importantes y amados por alguien, igualmente si nos cuesta establecer relaciones duraderas trabajar en las razones, hay mucha inseguridad detrás de esto que si no se atiende a tiempo puede obstaculizar la posibilidad de llevar una vida armónica y constructiva en donde no somos solo nosotros los protagonistas de las ventajas sino todo nuestro sistema familiar a quienes podemos heredar nuestra conductas constructivas o destructivas.

 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que hay 450 millones de personas que sufren de trastornos mentales y del comportamiento muchos de ellos originados por estados de soledad, generemos cambios desde nuestra vida de pareja, de familia y en la sociedad.