Iniciamos la época Navideña y con ella vienen una serie de emociones, pensamientos y expectativas, muchas de ellas nos hacen felices y otras nos generan nostalgia.
Apartando la vorágine comercial a la que nos somete el mercado y de la que deberíamos huir con firmeza, este es el momento en el que nos beneficiaria hacer una evaluación que nos permita renovarnos. Lo podríamos hacer solos, en familia o dentro de las organizaciones en que trabajamos .
Es interesante que nos preguntemos : ¿Tengo la actitud de mente y corazón para renovarme?..
¿Repito las acciones que ya conozco?, ¿tomo los rumbos que siempre he tomado?.

Es importante atreverse a dar una nueva mirada a la vida con otra perspectiva y un conocimiento que me impulse hacia adelante. Sin olvidar que en lo bueno y lo malo la repetición de las mismas actitudes genera SIEMPRE las mismas respuestas.
Dejando ir mis dudas, mis “tal vez”, y mis “no puedo” podría empezar a participar de otras oportunidades.
Es necesario un plan de acción y podemos tomar algunas de las siguientes sugerencias:

1. Atender mi lado espiritual: Como esta mi vinculación con las necesidades de los otros?, practico la caridad? , promuevo con ejemplo a mi familia y entorno la justicia social?
2. Mi familia: la comunicación que establezco con los miembros de mi familia es funcional o no?, que tipo de persona soy?, la que armoniza? La conflictiva?, distante? etc., mi vida de pareja es gratificante?, presto atención a sus necesidades? Doy tiempo para disfrutar del tiempo libre, del romance, de la vida sexual, le pongo ilusión a los momentos de pareja?.
3. Área laboral: estoy en constante aprendizaje o siento que lo sé todo?, tengo claras mis metas?, me siento comprometido-a con mi labor?

4. Salud: Duermo lo correcto?, practico deportes?, recibo la correcta nutrición, tengo definidos mis momentos de descanso y esparcimiento?.
4. Mi vida afectiva: Mi familia, mi pareja, mis hijos, mis padres, mis afectos en general han sido cultivados de mi parte?.

5. Experiencias enriquecedoras: Aprendí algo nuevo, un idioma, estudios especializados en alguna área, viajes, etc.

6. Mi entorno: logre hacer de mi hogar o de mi lugar de trabajo un sitio armónico y reconfortante?

7.Vicios o adicciones: que estoy haciendo para dejar de beber, de fumar o de mantener alguna relación adictiva?.
8. Vinculo con la naturaleza: Respeto mi ambiente? Procuro cultivar hábitos sanos? .
9. Mi relación con el dinero: Creo que el dinero es la prioridad en mi vida?, me lleno de ansiedad cuando no alcanzo metas materiales?, trabajo con dinamismo y asertividad?.
10. Promuevo valores: Creo en valores como la honestidad, el respeto al prójimo, la lealtad, la caridad entre otros, los practico en mi vida diaria?, o soy solo una “mascara”?
Revisemos con amor cada espacio de nuestras vidas y emprendamos la ruta del cambio. Feliz Navidad a todos!!!