La prisa es uno de los males de nuestro tiempo. Si miramos a nuestro alrededor encontraremos personas apresuradas, muchas de ellas malhumoradas, recorriendo los mismos lugares la mayor parte de los días, sin siquiera reconocer lo que hay en su alrededor, muchos anhelan una vida diferente pero sin el tiempo necesario para poder planificarla.
Hay prisa por vivir, por sentir emociones que requieren serenidad, por ser el primero en todo menos en lo trascendente.

Y en esta especie de “ cultura del Vertigo”. Lo superficial fascina, nuestros hijos “deben” asistir a la Institución educativa “de moda”, portar los celulares de ultima generación, sus amistades serán por “contactos sociales” por lo tanto muchas veces como estas empiezan terminan, todo a la velocidad del rayo.
Hasta las etapas del desarrollo de los niños se van acortando, hace pocos días tuve la oportunidad de vivenciar que entre los niños-as entre 8 y 11 anos está muy en la moda que, las niñas porten vestimenta de adolescentes visiten Spa, usen manicure, pedicura y maquillaje mientras que los varones deben abandonar sus juegos de competencias, propios de su edad para convertirse en “galanes”. Sorprendente ver que hoy en edades de niñez se vive como pre-adolescente y hasta adolescente.
Que pasara con esa etapa de la niñez que queda inconclusa?, porque los padres de familia hoy apoyamos esta corriente?, He encuestado a algunas familias y muchas de ellas me responden que es muy difícil resistir a la presión social, que por más que ellos procuren mantener a sus hijos alejados de estas formas de relacionarse al final todos sucumben, otros responden que muchos padres de hoy desean a través de sus hijos volver a vivir, alcanzar sus sueños inconclusos, procurarles “todo “ lo necesario para triunfar, etc. sin embargo, no prevén que ellos están impidiendo que sus hijos tengan un desarrollo evolutivo equilibrado.
Vivir a prisa es vivir con ansiedad, inquietud, nerviosismo y preocupación. Adelantándose continuamente a las cosas, sin habitar en el presente sino viviendo en el futuro. Simplifiquemos nuestra vida, prioricemos nuestros objetivos en función de valores familiares no de tendencias actuales, tenga la seguridad que disfrutara su tiempo al máximo!!

 

 

 

.