Tristeza

“Toda persona cuando sufre una pérdida, tiene que enfrentarse a un periodo de duelo, para encontrar la paz”, manifiesta la psicóloga Sonia Navas Gafter.

Navas Gafter afirma que ninguna persona puede dejar pasar ese lapso, peor cuando la pérdida del ser querido se ha producido de una manera violenta, ya sea en un asalto, robo o acto vandálico.

“El primer año sin su familiar, va a ser un año de ajuste emocional, económico y social, pero más que todo emocional, pero la persona no debe de hacer cambios radicales en su vida por querer acortar el tiempo de duelo, eso sería fatal, porque el conflicto personal no ha quedado solucionado. Los afectados que buscan una vía de escape al refugiarse en otras personas complican mucho más su cuadro”, comenta.


Explicó que las personas que han vivido una muerte violenta, primero tienen que aceptar que la situación es bastante difícil y traumática, y como tal va a traer muchos cambios, inclusive en la manera de ver la vida, de existir, y de responder ante los sentimientos. “Tales cambios los tiene que conocer la familia, teniendo mucha tolerancia con quien está pasando por el tiempo de duelo, para poder pasar a la fase de aceptación”, sostuvo.

Navas indicó que si se saltan las fases, la recuperación se convierte en un problema, porque “pueden pasar 15 años y la persona sigue en el tiempo de duelo”, lo cual significa que la fase de aceptación aún no ha llegado. “Para que el tiempo de duelo tenga inicio y fin, lo primero es aceptar la situación traumática o dura y expresar el dolor, sin taponar sus sentimientos”, acotó.