Sonnia Navas Gafter

8 de julio, 2021

El control de la respiración es importante en el manejo de la ira. Foto: Shutterstock

Estimados lectores, después de la publicación del tema sobre cómo controlar la ira y el enojo, recibí varias llamadas y mensajes de jóvenes, padres de familia, señoras, entre ellas mi madre, que fue una de las que lideró para que se realice la segunda parte. Todos me comentaban que había “faltado espacio” para compartir las técnicas necesarias para enfrentar esta situación.

Reconozco que se nos quedó corto el espacio y es por eso que hoy voy a cumplir con lo ofrecido.

Es importante saber que la ira nos muestra que nos sentimos frustrados ante una experiencia que vulnera nuestros límites y que nos parece injusta. Es verdad que necesitamos protegernos; sin embargo, si no autorregulamos la expresión de nuestra ira, tendremos problemas.

Técnicas para controlar la ira y el enojo.

  1. Haga una lista de las situaciones actuales y de las personas que le encolerizan o provocan ira.
  2. De pie o caminando en una habitación a solas, imagine ante usted la situación o a la persona que le provoca ira, dígale todo lo que le tenga que decir, hágalo en voz alta, gritando si es necesario; diga lo que sale de su mente y exponga sus argumentos a este adversario “imaginario”.
  3. Recuerde que al no reprimirse saldrán pensamientos fuertes, pero le ayudarán a tomar conciencia de que no son realmente acordes a sus verdaderos sentimientos, sino a la manifestación de su ira en ese momento.
  4. Observe la presencia de las señales físicas de la ira, alzar la voz, sentir latidos del corazón, apretar los puños. Una vez que las identifique, trate de tranquilizarse y busque un espacio donde pueda reaccionar calmadamente y reducir la posibilidad de que lastime a alguien.
  5. Hay una técnica muy usada llamada STOP, que propone que en situaciones difíciles la persona se detenga, respire y proceda de forma consciente, en ese orden.
  6. Practique ejercicios de respiración, enfóquese en su respiración por 5 minutos todos los días. Siéntese en un área tranquila, coloque sus manos en su estómago y respire profundo. Esto hará que desarrolle autocontrol de sus emociones.
  7. Modifique sus pensamientos negativos, si se da cuenta de que está teniendo un pensamiento negativo, apúntelo y escriba sobre el tema, eso ayuda a replantear los pensamientos, convirtiéndolos en frases menos dañinas.
  8. Perdone. Disculpar a la otra persona no solo hará que usted se deshaga de la ira sin herir a nadie, sino que también podrá elegir no ser una víctima.

Espero que estas técnicas les sirvan para poder enfrentar el reto que significa aprender a controlar nuestras emociones y hacernos dueños de lo que pensamos y sentimos.