Estamos próximos a San Valentín, “Día del amor y la amistad”, fecha en que celebramos a los seres que amamos, a quienes estamos unidos por un afecto incondicional y desinteresado.

Muchas personas me comentan lo difícil que es la celebración ese día, los restaurantes se colapsan, los vendedores ambulantes en las calles hasta obstaculizan el transito, las compras de última hora, el stress llega a su máximo nivel, en más de una ocasión he compartido en la consulta con parejas que se reprochan unos a otros por la falta del “detalle” esperado, es indiscutible que el amor y la amistad se enriquece y fortalece por demostraciones de afecto.

Sin embargo, vale la pena recordar que una celebración especial no exige de grande esfuerzos podríamos inclusive hasta adelantar o atrasar el día de acuerdo a nuestras condiciones de trabajo, horarios, familia, etc. Lo importante sería que nos enfoquemos en el afecto que queremos transmitir más que en los recursos que vamos a usar y mientras mayor sea nuestro círculo de amigos y-o familiares a quien tener presente en este día pues mucho mejor.

Capítulo aparte merece nuestra pareja, la persona con quien compartimos nuestra vida, recordemos que el amor es fruto del día a día, y requiere de constantes sonrisas al despertar, desayunos preparados con cariño, un no tengo carro para volver a casa pues aquí estoy sin que lo sepas para recogerte. Un te perdono hoy a ti porque tu me perdonarás mañana. Las noches románticas como si siguiéramos siendo novios, la ausencia de gritos y malos modos, Una palabra de consuelo ante la tristeza. El estar juntos ante la adversidad y por supuesto celebrando las buenas noticias. Risas en pareja o compartidas con buenos amigos.

Vivamos el amor de verdad, ese que es desinteresado e incondicional, el que rejuvenece, enamora con frecuencia , el que protege y quita los miedos, el que nos ensena a confiar, el que siempre está listo para empezar de nuevo, permitámonos disfrutarlo, el amor se conquista, se gana y todos lo merecemos. Dispongamos nuestros pensamientos y corazón para poder amar y ser feliz, salgamos de la rutina, que nuestra intimidad de pareja refleje equilibrio, pasión, ilusión y renovación constante.

Feliz “San Valentín” para todos!!!