Sonnia Navas Gafter

3 de octubre, 2021 – 10h30

Los juegos en línea no son solo una vía de entretenimiento, sino de comunicación. Foto: Shutterstock

Las nuevas tecnologías revolucionaron el mundo para siempre, han transformado nuestro modo de vivir y se han vuelto indispensables para las personas. Además de entretenernos, hoy en día son vitales para trabajar y estudiar; ni siquiera los niños están libres de su uso. Hay que reconocer que durante la pandemia y en la actualidad la vida se volvió mucho más virtual de lo que esperábamos.

Nadie puede negar que hoy en día uno de los pasatiempos preferidos de niños y adolescentes son los juegos en línea. ¿Qué hacen en estos juegos? ¿De qué se tratan? ¿Son violentos? ¿Sus padres están informados? ¿Cuáles son los peligros de los juegos online que los padres deberíamos conocer?

Es prácticamente inviable privar a los jóvenes de las redes sociales y los videojuegos,por lo que es fundamental que los padres presten atención a cómo están utilizando estas herramientas, cuánto tiempo pasan en ellas, con quiénes están socializando, para poder protegerlos y evitar tragedias.

Algunos de estos juegos tienen chat, es decir, cualquiera que se registre puede comunicarse con los usuarios.Un niño o un adolescente puede hacer preguntas relacionadas con el juego, invitar a jugar o pedir que le envíen fotos. Es muy necesario que la familia esté actualizada en estos temas; hay ocasiones en que padres o hermanos mayores se desentienden y asumen que es entretenimiento solamente.

Existen juegos cuya dinámica hace que los jugadores se sientan estresados mientras participan, creándoles adicción.

Recomendaciones para evitar dificultades con los juegos en línea para niños y adolescentes:

  • Hay que reconocer que, si se les prohíbe jugar en línea, lo más probable es que lo hagan a escondidas; por otra parte, si se los deja totalmente libres de control, seguramente se excederán por obvias razones.
  • Hablar con los hijos y explicarles que jugar y entretenerse está bien, pero que deben ser conscientes de los riesgos, entre esos: adicciones, pérdida de interés en los estudios, aislamiento.
  • Mantenerse al tanto de lo que hacen en internet y de los juegos en los que participan, pero no dejar de mostrarles confianza y respeto a su espacio.
  • En el caso de que sea posible, establecer el control parental en juegos online.
  • Comunique cuáles juegos están permitidos y cuáles no, con su correspondiente explicación.
  • Es mejor prevenir conductas exageradas y estar atentos. En Japón, medio millón de personas viven como ermitaños modernos;se los conoce como hikikomori: solitarios que se retiran de todo contacto social. Evitemos que algo así nos suceda.